Buscar
22:58h. jueves, 21 de octubre de 2021

Nueva opinión en nuestra sección Cartas al Director.

Nueva opinión en nuestra sección Cartas al Director.

cartas-director (1)
cartas-director (1)

En fin, y para ir terminando: que no tenemos necesidad alguna de unas supuestas mejoras en la manera de ser atendidos que, por muy novedosas que sean, únicamente sirven para crear malestar e indignación en la sala de espera. 

El quipo de asesores, psicólogos y publicistas que sin duda se encuentra tras estas modificaciones se ha equivocado de medio a medio, y todo ha sido, una vez más, para peor, para empeorar lo que ya funcionaba relativamente bien y no requería de cambios.

Y a quienes han ideado tales mejoras, o al que tuvo la brillante idea, como suele decirse, yo le diría que no queremos que nos traten amablemente como clientes/no clientes, sino simplemente como a personas, que personalicen el trato y se dejen de maquinitas y pantallitas, y si no queda más remedio que utilizarlas para justificar el gasto realizado (y más después de todo el trastorno que supuso para clientes y empleados la colocación de las mismas), pues úsenlas, pero sin activar el programa prioritario en la primera y sin ofrecer publicidad bancaria en la segunda.

Diferencien si quieren entre «particulares» y «empresa», pero respetando el orden de entrada en el banco. Y si, pese a "todo lo bien que lo han hecho", nos piden que les ayudemos a mejorar más aún, como proclama un cartelito que hay a la salida de determinada entidad bancaria, esta es mi humilde sugerencia (que, por lo demás, creo hacerla en nombre de todos aquellos que, por educación, nos sometemos al arbitrio de la pantallita sin armar jaleo): humanicen el trato y devuélvanle a la cola sus reglas de juego y su dignidad.

 

José Lorenzo.