Buscar
21:59h. domingo, 24 de octubre de 2021

Palabras para mi primera Maestra...Por Cecilia Álvarez González.

Nuevo artículo de nuestra editora Cecilia Álvarez González en nuestra seccion Palabras Hilvanadas, un artículo que nuestra editora quiere dedicar a su maestra de la niñez Marinola Hernández Pérez, a la cual recuerda con mucho cariño y añoranza.

                  PALABRAS PARA MI PRIMERA MAESTRA.

Cecilia Álvarez

   A medida que transcurre el tiempo y los años se van aliando con tu experiencia de la vida, caes en la cuenta de que, al volver la vista atrás, siempre aparecen en tu memoria aquellas personas que, de alguna forma, marcaron el curso de tu vida. Y en este punto de mi reflexión, me detengo en aquella mujer, amable, cordial y cariñosa que me enseñó a leer y escribir. Nunca he dejado de tener en cuenta su labor y del hecho de que de aquellas enseñanzas que recibí de ella se fue forjando una larga trayectoria que me llevó hasta la Enseñanza. Y dejé de ser alumna para situarme al otro lado de la clase, allí donde se ejerce el privilegiado don de ser docente. Y el círculo se cierra, llevándome de nuevo a ella, porque todo partió de aquel tiempo remoto de mi infancia en que una mujer, colmada de paciencia y buen hacer, me convirtió en  un ser libre.

   A ti, mi querida maestra, te dedico este poema.

 

                 PRIMERAS LETRA

   A Marinola Hernández Pérez, mi primera maestra

 

Yo ignoraba, a aquella temprana edad,

que aún podía ser más libre, que surcar

las veredas siguiendo las huellas

de mi padre no era todo mi horizonte.

A la luz de la tarde cambié juegos

por pupitre, muñecas por lapicero.

 

Nacía para mí el fascinante universo

de las letras, de innumerables signos

que se abrían paso al inconmesurable mundo

de mi infancia.

Bajo la atenta mirada de mi maestra

fui descubriendo las vocales, aquellas letras

solitarias y vacías que engarzaron para siempre

mis frases más sentidas. Y comprendí

a la caída de la tarde la voz de la lectura

mi propia voz y lo más importante:

Descubrí la libertad.